sábado, 7 de junio de 2014

Ring, ring.

Angustia es el sentimiento
onmipresente, incumbente, lacerante
oprime hasta el dolor
muerde y no suelta la presa
ni que la vea inerte.

En estos tiempos oscuros
es inevitable su presencia
por más que se procure ignorarla
está al acecho y ataca.

Un repique del teléfono
puede anunciar lo que más tememos
a cualquier hora de cualquier día
lo estamos esperando en vilo.

La cita ineludible
está latente
y lo sabemos.

Tarde o temprano
llegará,
y a pesar de todo
nos tomará por sorpresa,
porque en el fondo
deseamos que nunca ocurra.

Pero, casi inexorablemente, ocurrirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada