jueves, 8 de marzo de 2012

Pizzas fáciles




¿Quien no ha tenido un antojo de pizza, tal vez un domingo de esos que no provoca sino estar empiyamado todo el día, y no se tienen ganas de hacer nada complicado? A mi me pasa  mucho. Pero también me gusta comer bien, y detesto las pizzas de delivery. Bueno, encontré en Plan Suarez (valga la cuña) un pan que es perfecto para hacer pizza. Se llama pan árabe, y tiene una forma aproximadamente cuadrangular. Es bastante chato, y su sabor es levemente dulce, lo que le viene bien para ciertos tipos de pizza. Les propongo una de cebolla caramelizada y quesos. La preparación es como sigue:

-Poner a caramelizar un par de cebollas cortadas en ruedas (se ponen en aceite de oliva no tan caliente, y se dejan hasta que tomen un color dorado a marrón, sin agregar sal: el azúcar que sueltan las carameliza naturalmente. No se deben freir, sino cocinar lentamente).

-Rallar quesos de su preferencia (con queso tipo roquefort, o gorgonzola, queda estupenda). Yo usé queso amarillo, emmenthal y mozzarella, también quedó muy buena de sabor.

-Esparcir la cebolla sobre la superficie del pan árabe, sin desperdiciar el aceite, y a continuación la combinación de quesos, tratando de que quede repartido todo equitativamente.

-Poner al horno, que habrá sido precalentado, hasta que el queso se funda (unos 10-12 minutos)..

El resultado debe ser algo como ésto:



La pizza de la foto que encabeza la nota es una margarita tradicional: salsa de tomate, mozzarella y orégano. Con el aditivo de la hierba sagrada. Albahaca, por si acaso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada