domingo, 15 de marzo de 2015

2:00 AM

La madrugada avanza
con cadencia de caracol
deja su rastro baboso 
sobre el mantel bordado
con tanto esmero
por las manos
hacendosas
arrugadas, pálidas
de mi madre
que no supo más
sino dar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada