viernes, 1 de noviembre de 2013

Años

Somos ruinas disfrazadas,
nos vamos desmoronando de a poquito,
reparamos lo visible
pero la estructura está podrida.

Los cimientos carcomidos
ya no aguantan el peso
de tantos años malgastados,
de una vida disipada.

Aunque por fuera parezcamos
sólidos espléndidos edificios
por dentro somos frágil tinglado
a punto de colapso.

Pero  no queremos admitirlo,
y vivimos ignorándolo.
Pedimos préstamos al tiempo
sin saber cómo pagarlos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada