martes, 26 de noviembre de 2013

procrastinación



Postergar es la norma
nunca culminar del todo
dejar cabos sueltos.

Como si hubiera miedo al término,
así, como si después no esperara más nada
sino el vacío y los recuerdos.

Pero es una torpe excusa.
La verdad es que hay pereza,
comodidad, laxitud.

Siempre habrá tiempo
para terminar.
Excepto cuando el tiempo se termine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada